28J

La orientación o preferencia sexual tiene que ver con nuestros gustos y deseos. Se refiere a qué tipo de personas suelen despertar nuestro erotismo con mayor frecuencia. Esa atracción puede ser hacia personas de distinto sexo (heterosexual), del mismo (homosexual) o de ambas (bisexual). Las chicas que se sienten atraidas por otras chicas son lesbianas y los chicos que se sienten atraidos por otros chicos son gais.
La bixesualidad es, por tanto, una orientación en sí misma aunque está bastante invisibilizada y en algunos ámbitos sociales incluso denostada.
Son muchos los caminos y las opciones para el placer y el amor. El amor y la sexualidad no son en blanco y negro, sino que están pintadas de muchos colores, lo importante es que estén trazadas de buenos tratos: relaciones basadas en un trato respetuoso e igualitario entre mujeres y hombres y entre las distintas opciones sexuales, que decidamos en libertad lo que queremos y lo que no queremos, que sepamos gestionar de forma pacífica los conflictos que puedan surgir...
Nombrar la bisexualidad permite ganar en claridad y contribuye a la aceptación y el reconocimiento de las personas que sienten estos deseos. Por eso, ¡visibilidad, bisexualidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada